Etiquetas

Hoy fui a votar a las elecciones para el Parlamento Europeo. Días antes había recibido en el buzón de mi piso una carta indicándome donde me tocaba votar. También recibí una amable carta de Don Mariano Rajoy donde me exultaba a votar por el PP y me convencía que eran la mejor opción. Más allá de por quién vote creo que como venezolana con doble nacionalidad no se están respetando los derechos a mantener mi idiosincrancia. Llegué al colegio donde me tocaba votar y en la puerta me encontré a dos Guardias Civiles, así se llaman aquí al equivalente a nuestra insigne Guardia Nacional, que sonreían y saludaban. Ya allí me pareció la cosa sospechosa. Luego pasamos a una entrada con un montón de papeletas y de sobres que decían Diputados. ¿Qué hacer con aquello? Mirando de reojo vi que las otras personas que también iban a votar, unas dos o tres, leían lo que decían las papeletas y tomaban la de su elección. Las papeletas resultaron ser una larga lista de nombres con el título del partido por el que usted decidiera votar. Tome el mío y seguí con algo de temor hacia la siguiente puerta. Encontrando un salón con varias mesas, con cajas encima y gente sonriendo y conversando. Me dirigí a la que, según la carta que me habían enviado, era mi mesa. Efectivamente, allí di mi D.N.I. (equivalente a nuestra cédula) subrayaron mi nombre en una lista con marcador fluorescente y con una regla para mayor precisión y luego me pidieron que introdujera el sobre en un buzón transparente. Un sobre sin cerrar. Imaginarán mi cara de susto con asombro. Por supuesto, que pregunte si aquello no se cerraba o qué se hacía. La respuesta fue: _como yo deseara. Entenderán mi decepción, nadie delante de mi para votar, dónde estaban mis amadas captahuellas, la señora amable que me preguntaba si sabía como votar, el tarjetón electoral, el pupitre con el cartón para que el voto fuera secreto, y, sobre todo, donde quedo mi meñique sin tinta. ¿Cómo puede haber una votación en el mundo donde a uno no le pinte el dedo de morado? Estoy pensando francamente hacer algún tipo de protesta en Sol o reunir algunas firmas por el derecho a la tortura electoral.
Nota: Parece que después de muchas votaciones esta vez no perdí mi voto.

20140526-122821 a.m..jpg

Anuncios