Etiquetas

La felicidad solo es posible en aquellos seres humanos que construyen desde dentro de sí mismos un intrínseco deseo de ser feliz. Sin esa actitud emocional, lo único posible y resultante es un paliativo temporal que ahonda en el profundo vacío que cada día hace más difícil entrar en la vida para unos. Para otros, aún peor, solo existe un día tras otro, tras otro, tras otro, sin nada más que la banalidad de respirar, comer, caminar, reír y morir de a poco a poco. La carraplana moral del ser humano que se resiste a ser individuo, hombre, mujer…

Anuncios