Etiquetas

,

Ser una buena persona no es suficiente. Hace falta algo mas, cierto instinto para reconocer como camina el otro al verlo venir; cierto olfato para oler el peligro en la distancia; una mirada mas oblicua para que el sol no nos tape la verdad. Hace falta ser de otra manera, bueno y malo a la vez. A la ingenuidad del corazón, pasada cierta etapa de nuestras vidas, hay que dejarla atrás y enfrentar la vida descarnadamente. Hay que encontrar, allí, en la intemperie, la alegría y la paz.

 

Anuncios