Etiquetas

Todas queremos ser Julia Roberts en “Mujer Bonita”.

Así que si usted se ve ante la tarea de conquistar a una mujer por primera vez, reconquistarla después que lo mandaron para el carajo o le dijeron: _“no eres tu soy yo”. Le explico algunas cosas.

Pongamos un ejemplo, si usted se ha dedicado a enviar mensajes de “la vida es bella, sonríe”, “ten un buen fin de semana”, “cuenta conmigo para lo que haga falta”, y poco a poco la fémina en cuestión ha ido pasando de gracias a oraciones de tres o cuatro líneas. Usted está adelantando, aunque no lo crea. A más líneas más ella está pensando en endilgarle un montón de cualidades que tal vez usted tenga o no. Pero ese no es el tema en cuestión, el tema es su deseo de establecer el inicio o la continuidad en su relación.

Entonces pacientemente usted ha ido ganando terreno en su pensamiento, pero ella aún no está segura. Así que usted sigue esperando. Hasta que un día las amigas no están, el fin de semana se ve triste, y usted le envió un mensaje de: _”Feliz viernes”. Entonces, ella ve el mensaje, se le ablanda el corazón, usted le parece menos feo de lo que es (si está en la fase inicial) y si está en la de la reconquista pues decide que usted no puede ser tan malo si algún día ella se fijó en usted. Y entonces decide contactarlo y preguntarle qué tal si nos vemos el fin de semana. Y no podía ser de otra manera, el señor Murphie decidió que usted, que se ha pasado los últimos meses sin mucho plan, tenga una agenda llena. Le aconsejo que le explique a su amigo del alma porque no podrá acompañarlo en su comida dominical o lo que corresponda según el caso.  Muchos me dirán pues si ella me ama o está interesada en mi entenderá mi situación o se lanzarán, incautos ellos, a explicar que las prioridades de cada uno son importantes y que usted lo lamenta mucho.  Y además si de manera inocente usted pregunta: _ “¿Te parece entonces el martes o el próximo fin de semana?” Prepárese para que le digan que ella entiende perfectamente que usted está ocupado, pero que ella en los próximos meses va a tener seguramente y sin lugar a dudas una agenda ocupada. Eso sí  no decide contestarle con un simple: Lo entiendo.  Así que si su excusa no pasa por alguna enfermedad terminal o un entierro no le diga que no.

Cuando a usted le den una oportunidad, cualquier oportunidad, no la deje pasar. Le aseguro que en la mayoría de los casos no la volverá a tener, y si la tiene le costará el doble. Recuerde usted lleva meses tratando de derribar la barrera de la desconfianza. Eso si no desaproveche la oportunidad de decirle en tono amoroso y tierno que su amigo lo esperaba a comer, y además decirle que no siempre podrá suspender sus compromisos a último momento o lo que usted quiera dejar establecido para su futura relación. Le aseguro será escuchado con el mejor de los ánimos.

Imagínese que Richard Gere hubiera optado por no perder su vuelo a New York, ni su repleta agenda  de citas y hubiera decidido que le enviaba un mensaje a Julia explicándole todas sus prioridades, pero que y a pesar de eso, cuando volviera a Los Ángeles estaría encantado de verla. ¿Qué cree usted que hubiera pasado?

Allí se lo dejo.

 

Anuncios