Etiquetas

,

Hay días en que atrapar el aire

se vuelve el gesto intangible de la ausencia.

Hay días donde el silencio se vuelve cárcel

y la paz resuello.

Hay días donde la falta de Dios nos atraviesa de improviso.

Hay días en que la mano vacía duele.

Así…así…hay días así.

 

Anuncios